La sonrisa etrusca, José Luis Sampedro

17 noviembre 2009

Un viejo campesino calabrés, que padece una grave enfermedad, se ve obligado a abandonar su pueblo natal y mudarse a la ciudad italiana de Milán para vivir sus últimos días bajo los intensos cuidados de su hijo Renato y su nuera. Su estancia en la ciudad será difícil por el choque que se produce entre las dos generaciones, como la falta de autoridad de su hijo frente a su nuera, algo impensable y fuera de lugar a ojos del viejo. La llegada del pequeño Brunettino a la familia devolverá al viejo las ganas de vivir, colmando de cuidados y abrazos al pequeño. Veremos al viejo en su papel de abuelo más tierno donde malcriara al pequeño, actitud que chocará con la rigurosa y estricta educación de su nuera, una mujer intelectualmente y profesionalmente formada, que al parecer del viejo, deja de lado cosas tan fundamentales y básicas para una madre como son la educación de su hijo y el cuidado de su casa. Todas estas cosas que a nosotros nos parecen normales y lógicas chocarán con la forma de ser y la edad del viejo. Es una historia tierna y triste pero donde también hay un hueco para el humor, representados por la inocencia y sencillez del viejo. Una persona antagónica a la modernidad, a las costumbres actuales, donde no se profundiza tanto a la hora de entablar amistad con las personas, ni son tan cercanas las relaciones como podían ser antiguamente. Además del amor y devoción de un abuelo ante su nieto, también hay lugar para el amor de una mujer italiana, que será como una bocanada de aire fresco y viejos recuerdos para el viejo. Los nervios previos a la cita, las recurridas y antiguas tácticas de cortejo y seducción volverán a relucir con esta dulce y atractiva mujer. Se forjará una relación de cariño y respeto mutuo, más allá de la amistad, que nos enseñara que el amor no tiende edad ni limites para nadie.

Se trata de un pulso a la vida, un choque de cultura y de ambiente al llegar a una gran ciudad como es Milán, el constante intento del viejo de encontrar similitudes entre su natal Rocassera y los habitantes de la moderna ciudad.

Un relato donde se entremezclan numerosos vocablos derivados del italiano, una lectura fácil y sencilla, un vocabulario tierno por parte del viejo, que agasaja a su nieto y su nueva gran amiga de constantes piropos y halagos. Un libro especial para regalar a más de algún que otro padre o abuelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: